¿Qué es eso de Invertir a la baja?

Share

Mucha gente todavía desconoce que puede sacarle rendimiento a su capital cuando el mercado está a la baja, en retroceso. A eso se le llama Invertir a la baja, o invertir en cortos. En este post entenderemos cómo es eso posible.

Tipos de operativa: operar en largos o en cortos (invertir a la baja)

Invertir a la bajaOperar en corto o en largo, no hace alusión al marco temporal en el que vamos a tener abiertas nuestras operaciones, sino al tipo de operación que decidiremos realizar en función de la tendencia de los mercados.

Cuando uno empieza a operar en Bolsa, el protocolo de actuación que lleva “de serie” grabado en el cerebro es el de comprar un activo al menor precio posible, y venderlo una vez haya aumentado su valor para obtener la diferencia entre el precio de compra y de venta como beneficio. Esto es “Operar en largos”, es decir, participar en el mercado de valores o divisas, cuando éste presenta una tendencia al alza. De hecho, esta es la esencia de la inversión en Bolsa, comprar acciones para favorecer el crecimiento y expansión de una empresa.

Lo que sucede es que alguien se dio cuenta de que el mercado, en muchísimas ocasiones, no presenta una tendencia al alza, sino más bien lo contrario, y los valores en rojo muchas veces se empeñan a prevalecer en las pantallas. De algún modo habría que poder sacarle provecho a ese tiempo. De ahí que se establecieran unas nuevas reglas de juego, que permitieran que el trader, o inversor, ganara, cuando el valor de las acciones bajara. Es decir, que el inversor gane aunque el precio de su activo baje: ésta es la “Operativa en cortos”.

Para Operar en cortos es necesario primero vender algo que no tienes para, una vez baje su valor, comprarlo. La herramienta que te permite vender antes de comprar es el CFD. ¡Ahora sí puedes entender una de las grandes ventajas de operar con valores diferencia! (Recuerda que puedes aprender cómo funcionan los CFDs y el apalancamiento en nuestro anterior Post).

Vamos con un ejemplo sencillo para entender la operativa en cortos:

Tú decides vender un CFD cuando tiene un valor de 10€, puesto que tu instinto te indica que ese valor va a caer. A las horas, el valor ha bajado a 9€, y es entonces cuando lo compras, llevándote el diferencial de 1€ como beneficio.

Pero, ¿cómo es posible vender algo que no existe? En este caso viene a pasar como con la energía, que ni se crea ni se destruye, se transforma… En definitiva, lo que está pasando cuando vendes antes de comprar, es que un tercero, en este caso el broker, que en su día se aprovisionó de acciones de las principales empresas para poder ofrecérselas en CFDs a sus clientes, confía en tu criterio y te deja “apostar” prestándote sus acciones a sabiendas de que, una vez compres, las acabará recuperando.

No tiene mucho sentido operar en cortos a medio o a largo plazo. Es poco natural que el objetivo a medio plazo de una empresa sea el fracaso de la misma. En cierto modo, es por este motivo por el que, en el verano de 2012, para incentivar el optimismo financiero e intentar estabilizar el delicado clima del sector bancario, la CNMV prohibió operar en cortos en los mercados. Esta prohibición se mantuvo durante 6 meses aproximadamente.

La operativa en cortos es práctica habitual en la operativa intra-día.

Operar en cortos en ForexBrokers como Plus500 o Markets.com, algunos de nuestros brokers de Forex recomendables, son creadores de mercado (descubre aquí lo que son los Market Makers) y permiten operar con CFDs. Debes asumir que al operar con CFDs tu capital está en riesgo.

Ahora entenderás la tan habitual simbología en Bolsa de los Toros y los Osos. Se relaciona a los Toros a los inversores que creen que la Bolsa va a subir y operan al alza, en largos. Se identifica con el símbolo del Oso los inversores que confían que la Bolsa va a bajar, y por ello toman posiciones bajistas, operando en cortos.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.